La ansiedad es una emoción necesaría para el bienestar, sin embargo puede ser problemática si se presenta en situaciones, lugares o intensidad inadecuados.

Un cierto nivel de ansiedad es bueno ya que activa y aumenta el rendimiento, pero a partir de un nivel concreto el rendimiento baja hasta el bloqueo.

Existe una variedad de causas que pueden generar ansiedad, desde sucesos puntuales hasta una suma de pequeñas cosas o del día a día. Según el grado de ansiedad con la que se manifiesta, las causas que lo provocan y el desencadenante podriamos estar hablando de distintas fobias, ataques de pánico, ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, por ejemplo.

Independientemente de lo que parezca la ansiedad no es el problema, es el aviso que nos da nuestro cuerpo de que existe una amenaza. En terapia se trabajan tanto las técnicas necesarias para frenar la ansiedad como las causas de la misma: estrés, problemas de salud, de autoestima, en el entorno personal o laboral, de seguridad, etc…