Los trastornos del sueño (y de vigilia) son muy habituales y pueden aparecer de forma aislada o acompañando a otros trastornos como puede ser la depresión o la ansiedad. Se pueden agrupar en:

  • Problemas para conciliar y/o mantener el sueño. INSOMNIO
  • Problemas para mantenerse despierto. HIPERSOMNIA
  • Problemas para mantener un horario regular en lo que al sueño se refiere.
  • Comportamientos inusuales durante el periodo de sueño. TERRORES NOCTURNOS, SONAMBULISMO.

En primer lugar es imprescindible descartar cualquier enfermedad médica que pueda ser la cuasa de dichos inconvenientes. De no existir ninguna causa médica se proporcionaran en terapia las herramientas necesarias para le mejora de dichos problemas, por ejemplo educación e higiene del sueño o técnicas de relajación entre otras.