El acompañamiento en el duelo consiste en conectar a quién lo padece con el permiso de expresar sus emociones, a su manera y en sus tiempos por una determinada pérdida. Consiste en ayudar a cada uno a encontrar la forma de expresión de sus vivencias internas.

Cada Duelo es único y cada manera de afrontarlo es irrepetible, sin embargo todas tienen características similares. Es un proceso que consiste en aprender a soltar, dejar atrás lo conocido para dar paso a lo nuevo, lo diferente.

El Duelo se asocia a pérdidas como el fallecimiento de un ser querido o de la pareja, siendo estos las situaciones más habituales en las que se da pero no las únicas. Otras perdidas significativas que dan lugar a un duelo son, entre otras:

– Enfermedad crónica o terminal

– La emigración

– Por la pérdida de una parte del cuerpo o una habilidad

– Perdida de ideales o identidad

– Las perdidas económicas o de status

– El duelo por lo que nunca fue (el sueño, la ilusión)

El proceso de duelo conlleva la superación de una pérdida y es al mismo tiempo la garantía de DESARROLLO, CRECIMIENTO Y SALUD.