Higiene del sueño

Higiene del sueño

Higiene del Sueño

Dormir es una necesidad.

No es tan importante la cantidad como la calidad del sueño.
Para aprender a dormir bien, es fundamental entender que el cuerpo no pasa de un estado de alerta a un estado de descanso en segundos. Es un proceso que comienza desde el momento en que nos despertamos hasta que nos volvemos a dormir.

Por lo que, es necesario ir apagando poco a poco los interruptores:

  • Exponerse a la luz natural, del sol, por las mañanas favorece la calidad del sueño por las noches.
  • Hacer ejercicio a diario, preferiblemente por las mañanas, pero de ningún modo en las tres horas anteriores a irse a la cama.
  • No consumir cafeína, ni teína, ni alcohol después de las seis, todos ellos son excitantes y perjudican al descanso.
  • Cenar ligero y al menos dos horas antes de acostarse, pero nunca irse a la cama con hambre o sed.
  • Un baño o ducha caliente pueden ayudar a que el cuerpo se relaje.
  • La temperatura de la habitación debe estar entre los 18 y 23 grados, a oscuras y en silencio.
  • Jamás dormir con la tele o la radio encendidas.
  • En caso de tener dificultades para dormir durante la noche no se recomienda dormir siesta.
  • Adecuar las actividades a esa hora del día: volumen más bajo e iluminación más tenue.

Pensemos que antiguamente el cuerpo estaba guiado por el entorno, es decir, nos levantábamos con la aparición de la luz y nos acostábamos cuando desaparecía. Todos los artefactos luminosos y ruidosos son consecuencia de la evolución y el descanso no está adaptado a ellos. Así mismo, conviene recordar que el cuerpo agradece que los horarios de comida y descanso sean estables en la medida de lo posible.

La clave para mantener una buena higiene del sueño es comprender que la cama SOLO se debe utilizar para dormir. En el caso de tener una televisión en la habitación es recomendable tener un sillón o butaca desde dónde verla. Al igual que para leer, no utilizando la cama más que para dormir. Si te gusta leer o estas enganchado a un libro, es recomendable que leas en el salón y te acuestes después, una vez que el cansancio no te permita seguir despierto.

Por último, si al acostarte tardas en dormirte, no te alteres. Levántate en lugar de quedarte en la cama dando vueltas, realiza actividades monótonas, poco estresantes y aburridas.

#somoshistorias #higienedelsueño #dormirbien #dormirbienesunproceso

 

 

Comentar

Your email address will not be published.

Resolver : *
19 + 6 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.