Corrige sin ofender y orienta sin humillar

No hay que olvidar que el fin de una critica debe estar siempre orientado a un cambio de la persona a la que se intenta “redirigir” hacia un mejor/más adaptado comportamiento, nunca a lastimar, a herir o a “quedarse a gusto”.

Corregir cualquier error en público solo lleva a la humillación y a la vergüenza, lo que provoca más resistencia al cambio.

Comentar

Your email address will not be published.

Resolver : *
2 + 19 =


23 − 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.